Hoy a las 7:40 esperaba el tren de cercanías en la estación de Meco con destino a Madrid. Como siempre las mismas caras somnolientas de los viajeros que a esa hora somos habituales, día a día el mismo destino y las mismas caras camino de nuestro centro de trabajo en Alcalá de Henares, Torrejón, Madrid, etc. En este día aciago el tren tardaba algo más de lo normal y no es común pero tampoco extraño. Qué lejos estábamos de imaginar lo que poco antes o en esos instantes estaba sucediendo unas estaciones más allá. Primero fue la llamada de mi esposa diciendo que había estallado una bomba en la estación de Atocha y en ese instante en toda la estación comenzaron de manera insistente a sonar teléfonos móviles. En esto llego el tren y todos subimos al mismo. Nuevas llamadas de familiares, ahora habían estallado otras bombas en la misma línea por la que circulábamos a sólo cinco o seis estaciones más allá. No fue posible llegar más lejos, en Alcalá de Henares el tren paro y fuimos desalojados del mismo. Entre llamadas de familiares, compañeros y amigos.

¡Estas bien!, joder tío que yo se que tÚ a estas horas estás en el tren

Me acerqué para intentar llegar a Madrid en autocar, la cosa no pintaba bien, un rosario de personas nos dirigíamos de la estación de RENFE a la de autobuses donde nos esperaba una multitud y más llamadas telefónicas, en ese momento eran las 8:30 y ya todos los que esperábamos el autocar empezábamos a tener una idea de lo sucedido. A las 9:00 horas las llamadas de mi esposa y mis padres en un primer momento de estupor ya eran de miedo, de terror, de pánico –el fin buscado por los asesinos-. No llegué a Madrid, a las 10:00 horas hablaba con el Secretario del Colegio que me informaba de que la cifra de muertos era de cincuenta en Atocha, en unos instantes y ya buscando un transporte que me llevara a casa sentí una intensa sensación de odio, de odio hacia las personas que en un primer momento habían hecho llorar a mi familia, luego, escuchando los informativos mi odio se torno en una profunda tristeza por las víctimas y sus familiares, víctimas de distintas razas, nacionalidades, localidades –en la C-2 viajamos españoles, rumanos, latinoamericanos, etc..-. Hoy con mayor intensidad que ayer me pregunto ¿quién puede estar del lado de los que perpetran estas atrocidades? ¿quién puede apuntar con el dedo a quien matar y a quién no?

Mañana a las 7:40 cogeré mi tren, ahora, en este instante, sólo puedo solidarizarme con los familiares de las víctimas y donar mí sangre, la que unos asesinos hoy no han conseguido derramar.

Artículo siguienteEl Colegio de Geólogos válida el e-visado
Desde hace más de 25 años ha estado ligado y promoviendo actividades relacionando la geología y geociencias con los recursos electrónicos, internet y las redes sociales y científicas. En 1993-1996 dirigió la publicación “El Geólogo” y en 1997 fundó “El Geólogo Electrónico”. En el ámbito de las webs y redes científicas, es Community Manager de la Red Temática “Tierra” sobre Ciencias de la Tierra y del Colegio Oficial de Geólogos de España (ICOG). Webmaster de la Sociedad Planetaria en España, de la revista Tierra y Tecnología, de la página institucional del ICOG y de la Red Española de Planetología y Astrobiología (REDESPA). Ha sido profesor encargado de la Unidad de “Redes y otras plataformas 2.0” del Módulo de Ciencia y Sociedad del Curso online de Planetología y Astrobiología de la Escuela de Geología Profesional del ICOG. Actualmente es el Delegado de Protección de Datos (DPD) del ICOG.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí