“Cuando un Príncipe dotado de prudencia, ve que su fidelidad a las promesas se convierte en perjuicio suyo y que las ocasiones que le determinaron a hacerlas no existen ya, no puede y aun no debe guardarlas a no ser que consienta en perderse

.…Nunca le faltan motivos legítimos a un Príncipe para cohonestar esta inobservancia; está autorizada en algún modo, por otra parte, con una infinidad de ejemplos; y podríamos señalar que se concluyó un sinnúmero de felices tratados de paz, y se anularon infinitos empeños funestos por la sola infidelidad de los príncipes a su palabra. El que mejor supo obrar como zorra, tuvo mejor acierto.…Los hombres son tan simples, y se sujetan en tanto grado a la necesidad, que el que engaña con arte halla siempre gentes que se dejan engañar.

Hay un Príncipe en nuestra era que no predica nunca más que paz, ni habla más que de buena fe; y que, a observar él una y otra, se le hubiera visto perder más de una vez sus dominios y estimación. Pero creo no conveniente nombrarle.”

¿Quién fue capaz de juntar tan atinadas letras?

¿En qué época?

¿Quién es el Príncipe de nuestra era al que el autor no considera conveniente nombrar?

Artículo anteriorHipotecas orientales
Artículo siguienteDiez años de la red temática de Ciencias de la Tierra
Desde hace más de 25 años ha estado ligado y promoviendo actividades relacionando la geología y geociencias con los recursos electrónicos, internet y las redes sociales y científicas. En 1993-1996 dirigió la publicación “El Geólogo” y en 1997 fundó “El Geólogo Electrónico”. En el ámbito de las webs y redes científicas, es Community Manager de la Red Temática “Tierra” sobre Ciencias de la Tierra y del Colegio Oficial de Geólogos de España (ICOG). Webmaster de la Sociedad Planetaria en España, de la revista Tierra y Tecnología, de la página institucional del ICOG y de la Red Española de Planetología y Astrobiología (REDESPA). Ha sido profesor encargado de la Unidad de “Redes y otras plataformas 2.0” del Módulo de Ciencia y Sociedad del Curso online de Planetología y Astrobiología de la Escuela de Geología Profesional del ICOG. Actualmente es el Delegado de Protección de Datos (DPD) del ICOG.

8 COMENTARIOS

  1. Pues lo siento amigos. “Maqui” allá por el 1500 tenía muy claro el tema. Sin duda hoy los políticos de uno y otro signo lo siguen en mayor o menor medida.

    Ahora la prueba del nueve. Quien escribió hace unas semanas lo siguiente:

    “…raquítica estatura política, su ausencia de escrúpulos, su carencia de ética, su falta de respeto a la verdad y premeditado autismo…”

    Y en el lado contrario:

    “…dotado de la inteligencia de los quelonios, la conciencia de los helechos y la sensibilidad de los guijarros.”

    Lo de Maquiavelo tiene fundamento, empero, los periodistas de hoy, reparten estopa a troche y moche.

    Eso sí, algunas comparaciones tienen su gracia.

    😎

    • Enrique, muchas gracias por ser un seguidor de nuestro blog. Desde un país hijo de tu Patria, como Argentina, estamos intentando sumar esfuerzos en esta gran pasión que son los Recursos Humanos.

      Abrazos. Sebastián

  2. Yo también llegué a pensar que hablabas de Maquiavelo… Fue una total sorpresa para mi también… Buenas palabras y muy adecuadas al tiempo en que vivimos.
    SM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí