Estos días se puede leer en los medios que Amancio Ortega es el tercer hombre más rico del mundo. Don Amancio –el Don se lo pongo por mi admiración a sus logros- es el paradigma del éxito de un emprendedor. Ahora bien, dado que no cuento a Don Amancio entre mis amigos, me consuela conocer y departir con otro emprendedor de tomo y lomo, Primitivo Fajardo, que en estos tiempos duros, casi de “postguerra”, tiene el arrojo suficiente para no renunciar a ser quien es y perseguir con ahínco sus metas con la certeza de que más pronto que tarde las alcanzará. Hoy tengo entre mis manos su nueva publicación, ‘OP Machinery’,revista dedicada a las obras públicas, construcción y minería.

Me estoy encontrando con esto de iniciar una nueva aventura editorial con escollos espeluznantes, que voy sorteando como puedo

OP Machinery nace con el fin de ofrecer en la revista impresa la opinión, el razonamiento, la profundidad de los acontecimientos… y en la versión electrónica la noticia, la brevedad y la inmediatez de la actualidad que procura internet.

Hoy, leyendo este primer editorial de la revista -del que destaco en este post distintos párrafos- recuerdo el pasado abril cuando me hacía eco de la desaparición de la revista a la que Primitivo había entregado quince años de su vida profesional y de la que él dice en este editorial: “Tras asumir la rastrera puñalada del destino con el mirar absorto, el ademán contenido y la voz quebrada y monocorde –fue como una coz en los riñones que aún me muda la color cuando vira el tiempo-, las personas que llevábamos quince años haciendo dicha publicación, en la que tanto esfuerzo invertimos para situarla entre las más apreciadas por los lectores, decidimos recomponer la figura, restañar las heridas y seguir adelante…”. En estos tiempos los vínculos profesionales se rompen sin la menor elegancia “…nuestra anterior revista, EUROEQUIPOS & OBRAS, fuera fulminada del mapa de manera brusca, sorpresiva y arbitraria por la empresa editora…”.

sacar adelante esta publicación se ha convertido en un oficio geométrico, euclidiano, cartesiano y equilibrista de la más difícil e impalpable cuerda floja.

Me alegra el ánimo ver con mis propios ojos como frente a circunstancias adversas, el emprendedor se crece, sortea obstáculos, dudas y miedos para alcanzar su sueño. Felicidades Primi, a ti y todo el equipo humano que formáis ‘OP Machinery’, sirviéndome de acicate para presentar este pequeño decálogo de las cualidades que veo en vosotros y creo son imprescindibles para emprender en estos tiempos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here