Manifiesto Crowd | La empresa y la inteligencia de las multitudes

Pretende ofrecer una visión del recorrido que la empresa tradicional debe realizar para sobrevivir con éxito en el nuevo escenario y convertirse en lo que debe ser la empresa del siglo XXI

0
973

El Manifiesto Crowd es un interesante trabajo de  Juan Freire y Antoni Gutiérrez-Rubí que pretende ofrecer una visión del recorrido que la empresa tradicional –en muchos casos arrogante– debe realizar para sobrevivir con éxito en el nuevo escenario y convertirse en lo que consideramos que debe ser la empresa del siglo XXI: la empresa crowd.

Manifiesto Crowd pretende resolver las siguientes cuestiones:

  • Las tecnologías han cambiado la forma de comunicarse, relacionarse y organizarse de modo que las multitudes inteligentes se han convertido en un elemento clave para entender la nueva realidad. Pero, a pesar de que un gran número de empresas ya se están transformando, ¿por qué muchas de ellas son aún resistentes a cambiar la forma de pensar y de relacionarse con su entorno?
  • Si el cambio ya es una realidad en una organización, ¿cómo se reformulan los procesos de diseño, financiación, producción y comercialización del producto para que aprovechen y cultiven el poder de las multitudes?
  • ¿Cómo convertir a una organización en una multitud inteligente? ¿Cómo incorporar en una organización a multitudes inteligentes que son mayores que ellas mismas? ¿Cómo liderar estas nuevas organizaciones?

Este trabajo, sin duda, es una interesante reflexión que merece que no te quedes en los puntos del manifiesto sino que te bajes el documento completo, disponible gratuitamente en distintos formatos adaptados a varios dispositivos. Todo un detalle de los autores.

MANIFIESTO CROWD

  1. Los mercados son relaciones.
  2. Las multitudes no son una turba, caótica, ni una masa, homogénea, son un colectivo diverso y organizado en red.
  3. La inteligencia colectiva no depende de las inteligencias individuales de cada uno de los componentes del grupo.
  4. Agregar y filtrar opiniones individuales es solo una forma primaria de crowdsourcing que permite atacar problemas simples.
  5. Los problemas complejos e indefinidos precisan comunidades de práctica en un entorno procomún para generar verdadera inteligencia colectiva.
  6. Las masas pueden ser excelentes para producir eficiencia y calidad y por tanto son un modelo propio de la era industrial.
  7. Cuando se trata a un grupo como una masa no se extrae inteligencia de su acción, solo obviedad estadística.
  8. Contar con un mercado aparentemente cautivo y perder la posición ante la sociedad nos lleva tarde o temprano a la ruina.
  9. La empresa del siglo XXI no puede estancarse en un su perímetro de seguridad, debe explorar el posible adyacente.
  10. Una empresa puede estar cerrada al exterior o abierta al mundo, ahogarse o transformarse.
  11. Las empresas deben explotar lo que saben hacer, pero también explorar lo que podrían llegar a conocer.
  12. Ser permeables para dejar que el futuro se cuele entre las paredes del presente
  13. Confrontando realidades duras en una sociedad líquida, las empresas deben ser viscosas para sobrevivir y adaptarse.
  14. Conectividad empresarial no es unir puntos, ni tejer redes… es establecer relaciones para pensar, desarrollar y comercializar conjuntamente.
  15. La empresa debe ser una plataforma para construir un ecosistema del que nazcan las oportunidades.
  16. La empresa crowd transforma el conocimiento colectivo en relaciones, organización y negocio.
  17. La RSE es el pasado, negocio e implicación social son ya dos partes inseparables de una misma estrategia.
  18. La empresa crowd transforma la competividad en competencia y la rivalidad en cooperación.
  19. La empresa crowd está abierta al mundo entero.
  20. Las organizaciones jerárquicas orientadas a la eficiencia se desconectan emocionalmente de sus empleados y su innovación es cara y lenta.
  21. Cuando se trata a un grupo como una multitud diversa puede surgir innovación y verdadera inteligencia colectiva.
  22. Aprendamos a valorar la inteligencia emocional de las empresas, de las organizaciones.
  23. En un mundo en cambio continuo la innovación continua es una necesidad de supervivencia y no ya una opción más para las empresas.
  24. Externalizar la innovación aumenta la diversidad y reduce costes pero no resuelve las patologías de las organizaciones.
  25. La verdadera innovación abierta requiere implicación y liderazgo de la organización.
  26. La innovación abierta implica escuchar y abrirse al exterior, suavemente.
  27. La razón de ser de una empresa hoy es la innovación orgánica y continua en que participan agentes internos y externos.
  28. El modelo clásico y lineal de I+D+i solo permanece como una pequeña parte de los procesos de innovación de unas pocas industrias.
  29. La nueva I+D es la innovación y diseño como procesos que se incorporan a toda la cadena de valor, a todo el personal
  30. Para poder innovar hay que tolerar el fracaso.
  31. Fracasar es apenas encontrar soluciones que no sirven, todavía.
  32. Quienes no fracasan en sus búsquedas innovadoras no se han atrevido lo suficiente.
  33. Para una empresa, la mejor prueba de su voluntad innovadora es su capacidad de recompensar fracasos audaces.
  34. La consumerización de la capacidad tecnológica destruye la ventaja competitiva de las grandes organizaciones.
  35. No es inteligente no tratar a los consumidores como ciudadanos inteligentes.
  36. Una pequeña acción con muchos seguidores aportará grandes cambios.
  37. El poder de los consumidores es muy alto. Cuando no pueden contribuir, se organizan y tejen su venganza en red.
  38. Una marca efectiva debe incorporar a su narrativa las relaciones emocionales con y las voces de los stakeholders.
  39. La gobernanza de un ecosistema complejo de stakeholders debe ser la preocupación principal de cualquier organización.
  40. La complejidad actual no se puede controlar con planificación pero se puede gobernar diseñando las infraestructuras relacionales.
  41. Navegar es preciso, controlar no es preciso.
  42. Una buena historia que indica direcciones vale más que un anticuado plan que impone metas.
  43. Los usuarios buscan servicios y experiencias personalizables más que productos.
  44. La personalización precisa de la intervención activa del usuario, en caso contrario se percibe como falsa.
  45. El usuario es ya un co-diseñador. Necesitamos interfaces que lo faciliten ofreciendo solo la complejidad significativa.
  46. La innovación precisa de ecosistemas para la colaboración y por tanto de espacios y plataformas como escenarios para la interacción.
  47. Transformación global: espacios (coworking), metodologías (design thinking), innovación (crowdcreating) y financiación (crowdfunfing).
  48. Los viveros de empresas (siglo XX) han muerto y han nacido los espacios de innovación colectiva (siglo XXI).
  49. Toda innovación es colectiva y nace de un escenario para la interacción.
  50. Personas motivadas, espacios dinámicos y abiertos, e interacción entre miembros promueven la innovación distribuida.
  51. En la sociedad crowd, la cultura del uso sustituye a la cultura de la posesión.
  52. El procomún es una forma de relación, gestión y gobernanza y por tanto requiere de reglas. No tiene en si mismo ideología, pero no es neutro.
  53. La financiación colectiva aporta compromisos, talento y motivación, además de dinero.
  54. Los knowmads son los artesanos del siglo XXI: generan conocimiento, crean entorno y desarrollan procesos.
  55. Las diásporas creativas aportan apertura y diversidad, conectad redes.
  56. Solo es posible aprender (e innovar) desde la acción y la experimentación. Aprender es emprender y emprender es aprender.
  57. La capacidad de innovación ciudadana aumenta con el acceso a infraestructuras como tecnologías sociales y laboratorios de producción.
  58. Las tecnologías pueden ser sociales si son diseñadas para el empoderamiento ciudadano facilitando su autonomía y capacidad de producción.
  59. Las tecnologías sociales generan recursividad al facilitar el desarrollo ciudadano de nuevas infraestructuras.
  60. Comunidades y redes que fabrican son alternativas a la producción y gestión de actividades que antes solo eran posibles en organizaciones formales.
  61. Comunidades y redes cumplen con funciones de soporte social abandonas por las instituciones.
  62. Las comunidades contemporáneas son de práctica, electivas, temporales y múltiples.
  63. Las comunidades de práctica necesitan de un procomún que abarca sus objetivos, métodos de trabajo, gobernanza y tecnología.
  64. Estados y mercados son soluciones incompletas; el procomún es esencial para que la gobernanza de un mundo complejo sea viable.
  65. Vivimos la transición hacia movimientos sociales capaces de abordar problemas complejos generando formas de innovación ciudadana.
  66. Solo con innovación ciudadana, gobiernos y empresas pueden enfrentarse a los retos de la Sociedad Red.
Artículo anteriorGeólogos emprendedores cumple 3 años
Artículo siguienteSobre la conciencia verde en el comercio
Desde hace más de 30 años ha estado ligado y promoviendo actividades relacionando la geología y geociencias con los recursos electrónicos, internet y las redes sociales y científicas. En 1993-1996 dirigió la publicación “El Geólogo” y en 1997 fundó “El Geólogo Electrónico”. En el ámbito de las webs y redes científicas, es community manager del Colegio Oficial de Geólogos de España (ICOG). Webmaster de la revista Tierra y Tecnología, de la página institucional del ICOG y de la Red Española de Planetología y Astrobiología (REDESPA). Profesor encargado de la Unidad de “Redes y otras plataformas 2.0” del Módulo de Ciencia y Sociedad del Curso online de Planetología y Astrobiología de la Escuela de Geología Profesional. Delegado de Protección de Datos del ICOG. Experto en digitalización del sector de colegios profesionales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí