La sustracción digital, la publicación de información o la intoxicación de los medios de comunicación o las redes sociales se han utilizado estratégicamente por actores estatales para desestabilizar a otros Estados y polarizar a la población civil.

“Occidente denuncia una trama de ciberespionaje ruso a escala global”

Actualmente no es extraño desayunar con la noticia de un ciberataque (Occidente denuncia una trama de ciberespionaje ruso a escala global. El País 5/10/2018) de un país contra otro, el supuesto atacante siempre lo negará y seguramente será muy difícil demostrar que de sus filas salió dicho ataque. El que estos actos aparezcan cada día en los medios de comunicación no hacen más que poner sobre la mesa el recrudecimiento de este tipo de escaramuzas que forman parte de un nuevo tipo de guerra, la guerra híbrida, y cuando se circunscribe a la red, la ciberguerra. En 2010 ya me hacía eco del asunto y de como Europa se aprestaba a defenderse («Cyber Europe 2010»). En 2013 el presidente Obama, sin despeinarse, decía que nos espiaba por nuestra seguridad y así un largo etcétera.

“China se infiltró en Apple y Amazon para espiarlas usando un chip diminuto, según Bloomberg (05/10/2018)”

Con el panorama actual no es raro que el Centro Criptológico Nacional (CCN) en si informe Ciberamenazas y Tendencias 2018 destaque que los actores estatales y los criminales profesionales continúan siendo la amenaza más importante, causando el mayor daño.

La ciberguerra afecta a la inviolabilidad de nuestras comunicaciones, el derecho a no ser investigados preventivamente, a la salud y la economía

Esta ciberguerra en la que estamos inmersos afecta a la inviolabilidad de nuestras comunicaciones, el derecho a no ser investigados preventivamente o al libre acceso a la información. Sin olvidar que puede afectarnos a la salud y a nuestra economía si se ataca a sectores críticos, algo que no es una entelequia sino una realidad, como dice el CCN en el resumen ejecutivo de su informe: “Durante 2017 se han detectado evidencias de que el sector sanitario es el más frecuentemente atacado por esta amenaza (ransomware)“.

Frente al acoso que recibimos a lo que considerábamos derechos inviolables surgen distintas herramientas, algunas ya las comenté en el post sobre Obama al que hacía mención anteriormente, otras son de nuevo cuño como Intra, actualmente a prueba en Venezuela. Intra protege a los usuarios contra la manipulación de DNS, una de las formas más habituales de censura empleadas por los gobiernos para bloquear el acceso a páginas de noticias no amigas, plataformas de social media o aplicaciones de comunicación. Hay que tener en cuenta que Intra es una herramienta de Google.

Volviendo al informe del CCN, los hallazgos más significativos en materia de ciberseguridad encontrados en 2017 son los siguientes:

  • Los actores estatales y los criminales profesionales continúan siendo la amenaza más importante, causando el mayor daño.
  • Los ciberataques se han utilizado para influir en los procesos democráticos.
  • La ciberguerra, los ciberconflictos y la guerra híbrida se hacen cada día más presentes en el mundo, siempre apoyados por acciones en el ciberespacio.
  • Las vulnerabilidades de Internet of Things han propiciado la existencia de ataques disruptivos que justifican la necesidad de mejorar la resiliencia digital.
  • Muchas organizaciones dependen de un número limitado de proveedores extranjeros de servicios de infraestructuras digitales, lo que significa que el impacto social de eventuales interrupciones podría ser notable.
  • La capacidad de recuperación de las personas

Con todo lo anterior las Fake News que ha puesto de moda Donald Trump no son más que la punta del iceberg. Nuestros datos personales y la vida entera que segundo a segundo volcamos en internet no hay Reglamento General de Protección de Datos que nos blinde frente a ciberatacantes propios y extraños. 


Información estadística en tiempo real de la mano de Kaspersky

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here