Desde mis inicios como trabajador -34 años de almanaque- he visto como la tecnología destruía puestos de trabajo. Ciertamente la misma tecnología ha creado empleos nuevos para los que el trabajador, eso sí, necesitaba de nuevas habilidades. Me viene a la mente un sábado de primavera, mediados los años ochenta del siglo pasado. Había creado un programa de facturación para una empresa y ese sábado saldrían las primeras facturas impresas en papel continuo. La impresora -matricial- comenzó su trabajo y en una hora teníamos todas las facturas del mes. Mientras marchaba con el director de la empresa y los más allegados a tomar una copa para celebrar aquel «adelanto» vi a un hombre con semblante triste que no aceptó la invitación, él hacía a mano las facturas, había perdido su empleo.

Hoy la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha presentado un informe sobre el futuro del empleo (‘Employment Outlook‘) y España no sale muy bien parada.

España supera la media de la OCDE de empleos en riesgo alto

La media de las trabajos que están en alto riesgo de automatización -en dos telediarios desaparecen- se sitúa en el 14%, siendo el país mejor posicionado Noruega (5,7%) y el peor la República Eslovaca (33,6%). Nuestro país, como no podía ser de otro modo, se encuentra en el furgón de cola (21,7%), o lo que es lo mismo, 4,2 millones de trabajadores. Solo nos superan Grecia, Eslovenia y Eslovaquia.

El 45,6% de los trabajos están en proceso de redefinición; un 14% en alto riesgo de automatización y un 31,6%, en significativo riesgo de cambio -en lugar de dos telediarios, tres-. En España el total asciende al 51,9%. Debido a la estructura productiva de nuestro país, superamos a la mayoría en el porcentaje de alto riesgo (21,7% frente a 14%) y un poco menos en el riesgo significativo (30,2%).

La situación de nuestro país que ve la OCDE está recogida en este PDF de dos páginas.

El informe aporta en sus inicios algo de optimismo y nos indica que la situación representa un riesgo tanto como una oportunidad, oportunidad con matices, claro.

Los trabajadores jóvenes y los trabajadores adultos sin estudios superiores son los que se enfrentan A los mayores riesgos

«La educación (inicial) y el aprendizaje de adultos serán esenciales para asegurar una transición serena entre los trabajos que desaparecen y los que se crean. Con todo, los trabajadores poco cualificados y atípicos tienen menores oportunidades de acceder a una formación que sus pares con trabajo estable y altamente cualificados. En España, en un año, sólo 45% de los empleados a tiempo definido y 32% de los trabajadores por cuenta propia participan en alguna formación, contra 56% de los empleados con contrato permanente y a tiempo completo.»

Además de reforzar la educación y la formación laboral, la organización reclama reforzar los derechos y la protección de los trabajadores atípicos, es decir, temporales, a tiempo parcial o por cuenta propia pero con un solo pagador que supone al menos el 75% de sus ingresos, mediante las siguientes medidas: 

  • Combatiendo el falso trabajo por cuenta propia.
  • Eliminando incentivos fiscales que fomentan una errónea clasificación de los trabajadores. 
  • Extendiendo la protección a la zona gris situada entre el trabajo por cuenta propia y el empleo dependiente, incluyendo a los trabajadores de plataforma.
  • Reequilibrando el poder de negociación, actualmente favorable a los empleadores.

El informe recuerda que en España hay casi un 20% de jóvenes que no estudian ni trabajan (ninis), mientras que alerta de que aquellos que sí trabajan están en riesgo de acceder a un empleo precario, al igual que las mujeres o los trabajadores de mediana edad sin estudios superiores.

Afortunadamente, en nuestro país -donde la sombra de Caín siempre vaga errante- nuestros políticos patrios, esos que han de poner en marcha las medidas para minimizar los riesgos y aprovechar las oportunidades de las que habla la OCDE, se han dedicado a hablar sobre esto en profundidad en los dos debates televisados antes de las elecciones que se celebraran en unos días. Me apetecía terminar en modo irónico.

Los datos más relevantes

Artículo anterior¿Qué es Kahoot!?
Artículo siguientePublicada en el BOE la Estrategia Nacional de Ciberseguridad 2019
Desde hace más de 25 años ha estado ligado y promoviendo actividades relacionando la geología y geociencias con los recursos electrónicos, internet y las redes sociales y científicas. En 1993-1996 dirigió la publicación “El Geólogo” y en 1997 fundó “El Geólogo Electrónico”. En el ámbito de las webs y redes científicas, es Community Manager de la Red Temática “Tierra” sobre Ciencias de la Tierra y del Colegio Oficial de Geólogos de España (ICOG). Webmaster de la Sociedad Planetaria en España, de la revista Tierra y Tecnología, de la página institucional del ICOG y de la Red Española de Planetología y Astrobiología (REDESPA). Ha sido profesor encargado de la Unidad de “Redes y otras plataformas 2.0” del Módulo de Ciencia y Sociedad del Curso online de Planetología y Astrobiología de la Escuela de Geología Profesional del ICOG. Actualmente es el Delegado de Protección de Datos (DPD) del ICOG.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí