Un año más fiel nos llega el informe «Sociedad Digital en España 2019 #sdiE2019» (PDF) de la Fundación Telefónica.

La digitalización de las pymes y la formación digital, claves para reactivar la economía y generar empleo tras el COVID-19

Según el sdiE 2019, España progresa en su transición digital y se encuentra a la cabeza en conectividad con infraestructuras de primer nivel. Tres de cada cuatro hogares tienen cobertura de fibra óptica y nueve de cada diez españoles son usuarios de Internet.

La emergencia mundial generada por el COVID-19 ha supuesto un punto de inflexión y un desafío para la humanidad. Ante esta situación, gobiernos, empresas y ciudadanos se están viendo obligados a cambiar la manera de educarse, de trabajar, de entretenerse, y, sobre todo, de comunicarse. Ahora, estar conectados cobra más relevancia que nunca para que todos seamos capaces de avanzar hasta una completa digitalización.

Respecto a la transformación digital de la industria, España supera la media europea, aunque está lejos de ser líder. El reto lo tienen las PYMES y los Autónomos, que deben acometer un esfuerzo para su digitalización. Dos de cada tres empresas españolas se están quedando rezagadas en este proceso. La reinvención digital de España podría tener un impacto que podría alcanzar un valor anual equivalente al 1,8% del PIB hasta 2025.

Para lograr esta digitalización, la formación en competencias digitales de los españoles se presenta como una oportunidad. En nuestro país, poco más de la mitad de las personas entre 16 y 74 años poseen capacidades digitales básicas. Según el indicador DESI, España se sitúa en el puesto 17 en la dimensión de capital humano, 3,5 puntos
por debajo de la media europea.

Para lograr esta digitalización, la formación en competencias digitales de los españoles se presenta como una oportunidad

Es necesario un nuevo contrato social entre gobiernos, empresas y sociedad civil para que nadie se quede atrás. Telefónica es consciente de las oportunidades que ofrece esta revolución digital y, a través de su Manifiesto Digital, se compromete a trabajar de manera ética para mejorar la vida de las personas con la tecnología.

La falta de capacitación digital puede llegar a convertirse en un factor de exclusión social

La Inteligencia Artificial se ha convertido en la tecnología más disruptiva llamada a revolucionar todos los sectores de la sociedad. Sus aplicaciones abarcan desde la compra on line a servicios de diagnóstico y tratamiento de enfermedades hasta el auge del uso de la voz en dispositivos electrónicos.

En abril de 2019, el Grupo de expertos de alto nivel sobre inteligencia artificial creado por la Comisión Europea presentó el documento Directrices éticas para una IA fiable. Esta fiabilidad reposa sobre tres pilares: debe ser lícita, también ha de ser ética, y, finalmente, debe ser robusta, tanto desde el punto de vista técnico como social. Cada
uno de estos componentes es en sí mismo necesario, pero no es suficiente para el logro de una inteligencia artificial fiable.

Cada vez son más los españoles que confían en Internet (43%) y lógicamente esta confianza ha dado un salto acelerado a raíz de la crisis del COVID-19. El ocio digital se convirtió en 2019 en la principal palanca de crecimiento de la Red, donde destacó el negocio del videojuego y el auge de los abonados a la televisión de pago. Ambos son
un reflejo de una sociedad española cada vez más digital.

Las empresas deben comprender que la ciberseguridad debe estar en el corazón de sus procesos


Nota de prensa de la Fundación Telefónica


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí