En un sorprendente giro que ha generado controversia y preocupación en el ámbito de la libertad de expresión en España, la Audiencia Nacional ha decidido bloquear la popular aplicación de mensajería Telegram en respuesta a una denuncia interpuesta por Mediaset, Atresmedia y Movistar. Esta medida, adoptada por el juez Santiago Pedraz, ha desatado un acalorado debate sobre los límites de la regulación y el ejercicio del poder judicial en el entorno digital.

La acusación principal de las empresas de medios es que Telegram aloja contenido protegido por derechos de autor sin el consentimiento de los propietarios. Sin embargo, la respuesta del tribunal, que ha optado por bloquear completamente la aplicación, parece desproporcionada y alarmante para muchos defensores de los derechos civiles y la libertad de información.

Telegram cuenta con una impresionante base de usuarios en España, con alrededor de 8,5 millones de personas que utilizan la plataforma para comunicarse, intercambiar ideas y acceder a información. El bloqueo repentino de la aplicación no solo interrumpe estas interacciones cotidianas, sino que también representa un grave atentado contra el derecho fundamental a la libertad de expresión y el acceso a la información.

Telegram, hasta ahora, había sido uno de los pocos espacios en línea donde la censura no había penetrado de manera significativa. Su estructura descentralizada había hecho de él un refugio para aquellos que buscaban intercambiar ideas libremente, sin temor a la vigilancia o la supresión. El bloqueo de Telegram en España marca un precedente preocupante, sugiriendo que ningún rincón de la web está a salvo de la censura y que incluso grandes plataformas pueden enfrentarse a la coerción del poder.

Esta medida de censura no sólo es excesiva, sino que también es alarmantemente reminiscente de tácticas autoritarias propias de regímenes no democráticos

Es importante destacar que esta medida de censura no sólo es excesiva, sino que también es alarmantemente reminiscente de tácticas autoritarias propias de regímenes no democráticos. En una democracia saludable, la libertad de expresión y el derecho a la información deberían ser protegidos y promovidos, en lugar de ser restringidos arbitrariamente por el poder judicial.

Además, el bloqueo de Telegram no solo afecta a los ciudadanos comunes que utilizan la aplicación para comunicarse, sino que también impacta negativamente en la diversidad informativa y la pluralidad de opiniones en el espacio digital. Con el cierre de esta plataforma, se limita el acceso a una variedad de fuentes de información y se obstaculiza el libre intercambio de ideas y perspectivas.

Esta medida impacta negativamente en la diversidad informativa y la pluralidad de opiniones en el espacio digital

En un momento en que la sociedad española se enfrenta a numerosos desafíos, incluida la lucha contra la desinformación y la promoción de la transparencia, resulta fundamental que se protejan y fomenten los principios fundamentales de la democracia, como la libertad de expresión y el acceso a la información. El bloqueo de Telegram es un paso en la dirección equivocada y envía un mensaje preocupante sobre el estado de los derechos civiles y la libertad en España.

Este bloqueo de Telegram en España nos enfrenta a una realidad incómoda: el peligro de convertirnos en marionetas de un sistema que decide qué información es adecuada para nosotros.

El bloqueo de Telegram en España podría compararse, en un extremo, con el cierre de una carretera nacional debido a que algunos conductores reproducen música o vídeos sin haber pagado los derechos de autor. Este escenario sería sin duda absurdo y desproporcionado, ya que afectaría a todos los usuarios de la carretera, incluso aquellos que no están involucrados en ninguna infracción. Del mismo modo, el bloqueo de una plataforma de mensajería utilizada por millones de personas, debido a acciones individuales de violación de derechos de autor, representa un exceso que compromete los derechos y libertades de todos los usuarios.

En última instancia, es crucial que se reconsidere esta decisión y se busquen soluciones alternativas que respeten tanto los derechos de propiedad intelectual como los derechos fundamentales de los ciudadanos. La censura indiscriminada no es la respuesta adecuada en una sociedad democrática y pluralista, y es imperativo que se actúe en consecuencia para salvaguardar estos valores fundamentales.

Artículo anteriorDesvelando el FOMO: cómo el miedo a perderse algo impacta en nuestras vidas digitales y sociales
Artículo siguienteEl crepúsculo de la civilización: un mundo sin minerales
Enrique Pampliega
Desde hace más de 30 años ha estado ligado y promoviendo actividades relacionando la geología y geociencias con los recursos electrónicos, internet y las redes sociales y científicas. Jefe de administración del Ilustre Colegio Oficial de Geólogos (ICOG) desde el año 1990. En 1991-1996 Relaciones públicas y posteriormente responsable de marketing de la revista Tierra y Tecnología del ICOG. En 1993-1996 dirigió la publicación “El Geólogo” y en 1997 fundó “El Geólogo Electrónico”. Coordinador de las ediciones I a III del GEA-CD (recopilación y difusión de software para docentes y profesionales de las ciencias de la tierra y el medio ambiente en formato CD-ROM) entre los años 1996 a 1998. Colabora con la ONG Geólogos del Mundo creando su intranet y poniendo en marcha su página web institucional. Desde el año 2000 es responsable de calidad del ICOG (ISO 9001). Ha sido ponente en distintos eventos organizados por Unión Profesional y Unión Interprofesional de la Comunidad de Madrid, sobre la calidad aplicada al sector colegial. Asimismo, ha impartido charlas sobre búsqueda de empleo y redes sociales en el ICOG, Unión Profesional y Universidad Complutense. En 2005 implanta el visado electrónico de proyectos en el ICOG. En el ámbito de las webs y redes científicas, es Community manager del ICOG. Webmaster de la revista Tierra y Tecnología, de la página institucional del ICOG, de la Escuela de Geología Profesional, de la Red Española de Planetología y Astrobiología y de la International Association for Geoethics. Delegado de protección de datos del ICOG desde el año 2018. Experto en digitalización del sector de colegios profesionales ha sido ponente en el taller virtual sobre la "Transformación Digital del Sistema Colegial", organizado por Unión Profesional y Wolters Kluwer en 2020. Ha sido distinguido como Geólogo de Honor por la Asamblea General del ICOG el 15 de abril de 2023.

2 COMENTARIOS

  1. La decisión inicial del juez Pedraz de cerrar Telegram fue un error grave que ignoró las consecuencias para los usuarios. La falta de consideración hacia la importancia de la plataforma y el plazo de tres horas para el bloqueo mostraron una falta de comprensión. Aunque es positivo que hoy se retracte de la medida, este cambio debería haber ocurrido desde el principio. En resumen, su acción inicial fue precipitada y puso en riesgo los derechos de los usuarios en línea. Esperemos que sirva como lección para considerar cuidadosamente las implicaciones antes de tomar decisiones que afecten a la libertad de expresión.

    • Me envía un amigo que: «Apenas unas horas después de haber suspendido este lunes de forma cautelar el bloqueo de Telegram en España, el juez Pedraz acaba de anular de forma definitiva ese mismo bloqueo». Se impone la sensatez, afortunadamente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí