En el vertiginoso mundo de las ideas y las palabras, donde la verdad se retuerce y se esconde como un bandido en un cruce de caminos, Arthur Schopenhauer emerge con «El arte de tener razón». Publicada después de su muerte, esta obra es una joya envenenada, un manual de guerra dialéctica que expone 38 estratagemas para ganar discusiones. Schopenhauer no es un simple filósofo; es un maestro en el arte de desnudar la naturaleza humana, mostrándonos que en el fondo de cada debate, no siempre se busca la verdad, sino la victoria.

En el fondo de cada debate, no siempre se busca la verdad, sino la victoria

Para entender las tácticas de Schopenhauer, primero hay que ponerse en sus botas. Este hombre, influenciado por Kant, veía la vida como una lucha constante, gobernada por una voluntad insaciable. En su mundo, la existencia es un campo de batalla donde el sufrimiento es la norma y la satisfacción, una quimera. Con esta perspectiva, «El arte de tener razón» no es solo una colección de trucos sucios, sino una reflexión sobre la farsa del debate humano, donde la verdad se subordina al ego.

Las estratagemas de Schopenhauer

Las estratagemas de Schopenhauer son un arsenal variado y astuto, capaz de derribar al más curtido de los oponentes. Veamos algunas de las más incisivas.

1. Generalización apresurada

Una de las primeras balas en la recámara de Schopenhauer es la generalización apresurada. Si tu enemigo te lanza un dardo, hazlo explotar en una generalización extrema. Así, lo que podría ser un argumento sólido se desmorona en una falacia fácilmente refutable. Los políticos españoles son maestros en esta técnica, especialmente cuando un escándalo estalla y la respuesta típica es: «Esto es solo una muestra de la corrupción endémica en todos los partidos». Así, diluyen la culpa y generalizan el problema, alejando el foco de su propia responsabilidad.

2. Distorsión de los argumentos

Aquí no hay caballerosidad que valga. Schopenhauer recomienda retorcer las palabras del adversario hasta que parezcan absurdas. No importa la verdad del argumento original, lo que cuenta es hacer que el oponente quede en ridículo. En los debates parlamentarios, es común ver a políticos distorsionar propuestas de la oposición, presentándolas como absurdas o irrealizables, buscando deslegitimar al contrario en lugar de debatir el contenido real.

3. Desvío del tema

Si la cosa se pone fea, cambia de tema. Desvía la atención hacia terrenos pantanosos donde tu enemigo pierda el pie y tú puedas atacar desde una posición segura. Es una táctica favorita en la arena política española. Cuando se les confronta con preguntas incómodas, muchos políticos hábilmente desvían la conversación hacia otros temas más seguros o que les beneficien, evitando así el escrutinio directo.

4. Ataque personal (Ad Hominem)

Cuando la lógica falla, el ataque personal es el refugio de los desesperados. No necesitas desmontar el argumento si puedes desacreditar al argumentador. Es sucio, sí, pero también efectivo. No hay debate político en España que no recurra a esta técnica. Los ataques personales, los dimes y diretes sobre la vida privada y las acusaciones infundadas están a la orden del día, eclipsando el debate de ideas y propuestas.

5. Uso de la ironía y el sarcasmo

La ironía y el sarcasmo son armas de filo fino. Con una buena dosis de estas, puedes desarmar a tu oponente sin necesidad de ensuciarte las manos con argumentos. Ridiculiza y vencerás. Este recurso es utilizado con frecuencia en las sesiones de control al Gobierno -cuando las hay-, donde las réplicas sarcásticas buscan no solo descalificar al oponente sino también ganar la simpatía del público.

6. Apelar a la autoridad

Si tu propio ingenio no basta, llama a la caballería. Citar a una autoridad reconocida puede darle peso a tu argumento. No garantiza la verdad, pero en la guerra de palabras, la percepción lo es todo. En España, los políticos a menudo citan estudios, informes y expertos que respaldan su postura, aunque estos no siempre sean pertinentes o imparciales, usando la autoridad como escudo para sus argumentos.

La crítica implícita de Schopenhauer

Más allá de las estratagemas, «El arte de tener razón» es una crítica mordaz a la naturaleza humana. Schopenhauer nos muestra que la verdad es a menudo la primera víctima en el campo de batalla del debate. En lugar de buscar la verdad, los humanos buscan la victoria, y lo hacen con una mezquindad y astucia que revelan lo peor de nuestra especie.

Schopenhauer nos muestra que la verdad es a menudo la primera víctima en el campo de batalla del debate

La relevancia de la obra en la actualidad

En nuestros días, donde los debates se libran tanto en las cámaras parlamentarias como en las trincheras de las redes sociales, «El arte de tener razón» sigue siendo un texto crucial. Las estratagemas de Schopenhauer están vivas y coleando, desde los discursos políticos hasta los comentarios en Twitter. Los políticos españoles no son ajenos a estas tácticas. La polarización extrema y el uso constante de estas estratagemas en el debate público reflejan una batalla más por el poder que por la verdad. Schopenhauer nos obliga a reflexionar sobre la calidad de nuestro discurso y a preguntarnos si realmente buscamos la verdad o simplemente el placer de ganar.

Estratagemas adicionales y su aplicación

Además de las mencionadas, Schopenhauer nos ofrece otras perlas de sabiduría retórica, que merecen ser examinadas.

7. Refutación por contradicción

Encontrar contradicciones internas en el discurso del enemigo es una manera certera de desestabilizarlo. Si puedes mostrar que sus afirmaciones son incompatibles, su argumento se desmorona por sí solo. En la política española, esto se ve cuando se sacan a la luz declaraciones pasadas que contradicen las posiciones actuales de un político, mostrándolo como incoherente u oportunista.

8. Llevar el argumento al absurdo (Reductio ad Absurdum)

Esta táctica consiste en tomar las premisas del oponente y llevarlas a una conclusión absurda, demostrando así la falsedad de las premisas originales. Es una forma elegante y devastadora de refutación. Los debates sobre políticas fiscales o sociales suelen estar llenos de ejemplos donde se llevan las propuestas del oponente al extremo para mostrar lo ineficaces o peligrosas que podrían ser.

9. Cambio de términos

Reconfigurar los términos del debate para poner al adversario en desventaja es otra estratagema maestra. Redefinir palabras o conceptos puede cambiar el campo de juego a tu favor. Los políticos a menudo redefinen términos como «recortes» en «ajustes» o «carta de recomendación» en «declaración de interés», manipulando así la percepción pública y el enfoque del debate.

10. Proclamación de victoria

A veces, basta con declarar la victoria. Si lo haces con suficiente convicción y tu oponente no responde rápidamente, puedes ganar por inercia. Es superficial, pero en la guerra de la percepción, puede ser decisivo. En la política española, las ruedas de prensa, los comunicados post-debate o unas elecciones, están llenos de proclamaciones de victoria, independientemente de lo ocurrido realmente.

La ética en el debate

A pesar de la ironía de Schopenhauer, su obra plantea cuestiones éticas serias. Usar estas estratagemas puede ganar debates, pero a costa de la calidad del discurso y la búsqueda de la verdad. Su obra es un recordatorio de que debemos balancear la astucia con la integridad intelectual.

Las discusiones a menudo se convierten en campos de batalla donde la verdad es sacrificada por el ego

Conclusión

«El arte de tener razón» de Arthur Schopenhauer es tanto un manual de tácticas retóricas como una crítica filosófica a la naturaleza del debate humano. A través de sus 38 estratagemas, Schopenhauer revela cómo las discusiones a menudo se convierten en campos de batalla donde la verdad es sacrificada por el ego. Su obra sigue siendo relevante hoy en día, invitándonos a reflexionar sobre la calidad de nuestras interacciones y a buscar un equilibrio entre la victoria retórica y la integridad intelectual.

El español perspicaz, aquel que no se deja engañar fácilmente, observa con desdén y desesperanza cómo sus representantes se enredan en un juego de mentiras y distracciones

Esta obra de Schopenhauer es una lectura esencial para aquellos interesados en la retórica, la filosofía y la naturaleza humana, proporcionando tanto herramientas prácticas para el debate como una profunda crítica de nuestras motivaciones y comportamientos en la comunicación. En el contexto español, donde los debates políticos se han convertido en auténticas batallas campales, este libro nos ofrece una mirada reveladora. Desde hace años, los políticos españoles están instalados en lo que ahora se llama «el fango», un terreno lodoso donde la verdad se hunde bajo capas de retórica manipuladora y ataques personales. El ciudadano perspicaz, aquel que no se deja engañar fácilmente, observa con desdén y desesperanza cómo sus representantes se enredan en un juego de mentiras y distracciones. Mientras los problemas reales quedan relegados, los políticos se dedican a entretener a la masa con trivialidades y enfrentamientos vacíos. En lugar de abordar los temas que verdaderamente importan, se ensimisman en un espectáculo de sombras, manipulando la percepción pública para sus propios intereses. Schopenhauer, desde su rincón espectral, observa y nos advierte: en este lodazal, la búsqueda de la verdad es una ilusión y la integridad intelectual, un lujo escaso.

Artículo anteriorEl renacer de la calle Mayor de Meco
Artículo siguienteEl Gran Engaño: No tendrás nada, pero serás feliz
Enrique Pampliega
Desde hace más de 30 años ha estado ligado y promoviendo actividades relacionando la geología y geociencias con los recursos electrónicos, internet y las redes sociales y científicas. Jefe de administración del Ilustre Colegio Oficial de Geólogos (ICOG) desde el año 1990. En 1991-1996 Relaciones públicas y posteriormente responsable de marketing de la revista Tierra y Tecnología del ICOG. En 1993-1996 dirigió la publicación “El Geólogo” y en 1997 fundó “El Geólogo Electrónico”. Coordinador de las ediciones I a III del GEA-CD (recopilación y difusión de software para docentes y profesionales de las ciencias de la tierra y el medio ambiente en formato CD-ROM) entre los años 1996 a 1998. Colabora con la ONG Geólogos del Mundo creando su intranet y poniendo en marcha su página web institucional. Desde el año 2000 es responsable de calidad del ICOG (ISO 9001). Ha sido ponente en distintos eventos organizados por Unión Profesional y Unión Interprofesional de la Comunidad de Madrid, sobre la calidad aplicada al sector colegial. Asimismo, ha impartido charlas sobre búsqueda de empleo y redes sociales en el ICOG, Unión Profesional y Universidad Complutense. En 2005 implanta el visado electrónico de proyectos en el ICOG. En el ámbito de las webs y redes científicas, es Community manager del ICOG. Webmaster de la revista Tierra y Tecnología, de la página institucional del ICOG, de la Escuela de Geología Profesional, de la Red Española de Planetología y Astrobiología y de la International Association for Geoethics. Delegado de protección de datos del ICOG desde el año 2018. Experto en digitalización del sector de colegios profesionales ha sido ponente en el taller virtual sobre la "Transformación Digital del Sistema Colegial", organizado por Unión Profesional y Wolters Kluwer en 2020. Ha sido distinguido como Geólogo de Honor por la Asamblea General del ICOG el 15 de abril de 2023.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí