El «Gran Reset». ¿Qué demonios es eso? Una de esas ocurrencias grandilocuentes propias de quienes tienen más dinero que sentido común. Nos venden la idea de un futuro reluciente donde la propiedad privada es cosa del pasado y la felicidad se nos ofrece en bandeja de plata, como si fuera el premio mayor de una rifa benéfica. Pero no se dejen engañar por las palabras bonitas y los discursos bien ensayados. Detrás de este Gran Reset se oculta una agenda mucho más siniestra.

¿a qué precio? ¿A cambio de qué sacrificios? La respuesta es simple: a cambio de nuestra libertad

I. El sueño de las élites

Nos dicen que viviremos en un mundo donde no necesitaremos nada más que nuestros deseos, que todo estará al alcance de nuestra mano con solo un chasquido de dedos. Pero ¿a qué precio? ¿A cambio de qué sacrificios? La respuesta es simple: a cambio de nuestra libertad. Porque no nos equivoquemos, amigos míos, el Gran Reset no es más que un intento descarado de arrebatarle al individuo su capacidad de decidir sobre su propia vida​​.

Desde los despachos lujosos del Foro Económico Mundial (WEF), Klaus Schwab y sus acólitos pintan un futuro donde la abolición de la propiedad privada es presentada como la panacea de todos nuestros males. «No tendrás nada y serás feliz», proclaman. ¿Feliz? Sí, felizmente controlado y vigilado, despojado de toda autonomía y capacidad de decisión. Nos prometen una vida sin preocupaciones, donde todo será proporcionado por el Estado o las grandes corporaciones. Pero ¿a qué coste? ¿Estamos dispuestos a renunciar a nuestra autonomía a cambio de una supuesta comodidad? Yo, por mi parte, prefiero la incertidumbre de la libertad a la seguridad de la servidumbre.

II. El precio de la comodidad

El mantra del Gran Reset es que la abolición de la propiedad privada traerá igualdad y justicia social. Sin embargo, tras esta fachada de igualdad se esconde la ambición desmedida de unos pocos que ansían controlar cada aspecto de nuestras vidas. Nos quieren convertir en simples marionetas, cuyos hilos serán manejados por las élites globales desde sus lujosos despachos​​.

Nos prometen una utopía digital donde todo será de todos y nada será de nadie. Pero la realidad es otra. La verdadera agenda es concentrar aún más el poder en manos de unos pocos, erosionando la capacidad de los individuos para tomar decisiones sobre sus propias vidas. Detrás de esta utopía digital se esconde una pesadilla distópica. Nos prometen un mundo de abundancia y felicidad, pero lo que realmente nos espera es una vida de esclavitud y conformismo. No tendrás nada, pero serás feliz. ¿Acaso eso no le suena a la más pura manipulación?

La verdadera agenda es concentrar aún más el poder en manos de unos pocos

III. La manipulación del sueño colectivo

El concepto del Gran Reset se basa en la idea de que los sistemas actuales son obsoletos y deben ser reemplazados por nuevas estructuras que promuevan la sostenibilidad y la equidad. Esta premisa, aunque suena noble, está plagada de riesgos y trampas. La idea de reconstruir el mundo desde cero, gestionado por las élites que creen saber lo que es mejor para todos nosotros, es profundamente preocupante.

Schwab y sus colegas del WEF nos dicen que la pandemia de COVID-19 ha revelado los terribles fallos de nuestro sistema y que ahora es el momento de actuar. Pero no se equivoquen, esta no es una crisis que deba ser aprovechada para consolidar el poder en manos de unos pocos. Es una excusa para implementar medidas draconianas que restringirán nuestras libertades en nombre de la seguridad y el bienestar común​.

IV. La realidad de la cuarta revolución industrial

Parte del Gran Reset es la llamada Cuarta Revolución Industrial, una era de avances tecnológicos sin precedentes que promete transformar nuestras vidas de maneras inimaginables. Desde la inteligencia artificial hasta la biotecnología, las posibilidades son infinitas. Pero también lo son los peligros. En manos de las élites globales, estas tecnologías pueden convertirse en herramientas de control y opresión​​.

La Cuarta Revolución Industrial promete un mundo donde los trabajos serán realizados por máquinas, y los seres humanos serán liberados de las tareas mundanas. Pero ¿qué significa esto realmente? Un futuro donde nuestra única función es consumir los productos y servicios ofrecidos por las grandes corporaciones. Un mundo donde la privacidad es un lujo del pasado y cada aspecto de nuestra vida es monitoreado y controlado.

Un mundo donde la privacidad es un lujo del pasado y cada aspecto de nuestra vida es monitorizado y controlado

V. La utopía de la desigualdad

En el corazón del Gran Reset está la idea de un mundo más justo y equitativo. Pero la historia nos ha enseñado que las utopías, en la práctica, a menudo se convierten en pesadillas. Las promesas de igualdad y justicia social se utilizan para justificar la centralización del poder y la eliminación de las libertades individuales​​.

Nos dicen que no necesitaremos poseer nada porque todo estará disponible para nosotros. Pero esta visión ignora una verdad fundamental: la propiedad privada no es solo una cuestión de posesiones materiales, es un pilar de nuestra libertad y autonomía. Sin la capacidad de poseer, perdemos la capacidad de controlar nuestras propias vidas.

VI. La resistencia de los libres pensadores

La verdadera felicidad no se encuentra en la ausencia de posesiones materiales, sino en la plenitud de nuestra libertad y en la realización de nuestros propios sueños y aspiraciones. No permitamos que nos roben ese tesoro invaluable por un puñado de promesas vacías y utopías falsas.

El Gran Reset es una farsa, un engaño descarado perpetrado por aquellos que ansían controlar cada aspecto de nuestras vidas. No caigamos en la trampa de la complacencia y la resignación. Levantémonos y luchemos por nuestra libertad, por nuestro derecho a decidir sobre nuestro propio destino.

En un mundo donde la propiedad privada es vilipendiada y la libertad individual es amenazada, solo podemos confiar en nosotros mismos para preservar lo que queda de nuestra dignidad y nuestra autonomía. No dejemos que nos roben nuestra identidad como individuos libres y soberanos. Levantémonos y defendamos lo que es nuestro por derecho propio.

VII. La lucha por un futuro libre

Amigos míos, el Gran Reset es una farsa, un engaño descarado perpetrado por aquellos que ansían controlar cada aspecto de nuestras vidas. No permitamos que nos roben nuestra libertad y nuestra dignidad. Levantémonos y luchemos por un futuro donde la propiedad privada y la libertad individual sean sagradas e inviolables.

Ahora, más que nunca, es el momento de alzar la voz y resistirnos a esta maquinaria de opresión disfrazada de progreso. No permitamos que nos arrebaten nuestra identidad y nuestra libertad en nombre de un futuro ilusorio y despiadado. Hagamos frente a este Gran Engaño con valentía y determinación, porque nuestras vidas y nuestro destino están en juego.

VIII. Pasos hacia el Gran Reset desde 2021: una crítica necesaria

Desde 2021, hemos visto una serie de iniciativas y políticas que pretenden avanzar hacia el Gran Reset. A primera vista, estas medidas pueden parecer esfuerzos bienintencionados para mejorar nuestras sociedades y economías. Sin embargo, un examen más crítico revela que muchas de estas acciones están plagadas de problemas y potenciales peligros. A continuación, se presentan algunas de las principales iniciativas y una crítica de sus implicaciones.

1. Monedas digitales de Bancos Centrales (CBDCs)

Las Monedas digitales de Bancos Centrales (CBDCs) se presentan como el futuro del dinero, una forma moderna y eficiente de manejar las finanzas. Sin embargo, las implicaciones de su implementación son profundas y preocupantes:

  • Control y vigilancia: Las CBDCs tienen el potencial de proporcionar a los gobiernos un nivel sin precedentes de control sobre nuestras vidas financieras. Cada transacción podría ser monitoreada, lo que significa una erosión significativa de la privacidad financiera. Esto no solo representa una invasión de la privacidad, sino que también da a los gobiernos la capacidad de ejercer un control autoritario sobre los ciudadanos, restringiendo o condicionando el acceso a los fondos en función de comportamientos o decisiones políticas​​.
  • Riesgo de centralización: Al centralizar el control del dinero en manos de los bancos centrales, se elimina una capa de diversidad y competencia en el sistema financiero. Esto puede llevar a una mayor vulnerabilidad ante errores o malas decisiones políticas, afectando a millones de personas sin alternativas viables.

2. Políticas de sostenibilidad y economía verde

El impulso hacia una economía verde y sostenible es, en teoría, una meta loable. Sin embargo, la forma en que se está llevando a cabo plantea serias preocupaciones:

  • Costes económicos y sociales: La transición hacia energías renovables y la implementación de políticas ambientales estrictas a menudo implican costes económicos significativos. Estos costes suelen recaer desproporcionadamente en las clases trabajadoras y en los países en desarrollo, que no tienen los mismos recursos para adaptarse. Esto puede llevar a una mayor desigualdad y a una carga injusta para aquellos que ya están luchando económicamente​.
  • Imposición autoritaria: Muchas de las políticas verdes se implementan de manera top-down, sin suficiente consulta o participación de las comunidades afectadas. Esto puede llevar a una percepción de imposición autoritaria y resistencia social, minando la legitimidad y efectividad de las políticas.

3. Reformas del capitalismo y economía circular

La idea de un «capitalismo de las partes interesadas» suena atractiva, pero en la práctica, sus promotores a menudo son las mismas corporaciones que han contribuido a las desigualdades que ahora dicen querer resolver:

  • Hipocresía corporativa: Muchas de las grandes empresas que abrazan la economía de las partes interesadas continúan con prácticas que contradicen sus declaraciones públicas. Desde evasión fiscal hasta explotación laboral, estas empresas siguen operando bajo principios de maximización de beneficios, mientras usan la retórica de responsabilidad social como una estrategia de relaciones públicas​​.
  • Falta de transparencia y responsabilidad: Las métricas ambientales, sociales y de gobernanza (ESG) a menudo carecen de estándares claros y transparentes. Esto permite a las empresas presentarse como socialmente responsables sin enfrentarse a una verdadera rendición de cuentas por sus acciones.

4. Transformación digital y cuarta revolución industrial

La Cuarta Revolución Industrial promete avances tecnológicos que pueden mejorar nuestras vidas, pero también plantea serias preocupaciones:

  • Desempleo tecnológico: La automatización y la inteligencia artificial pueden llevar a la desaparición de millones de empleos. Aunque se crean nuevos roles, no todos los trabajadores desplazados podrán adaptarse a estos cambios, lo que podría exacerbar las desigualdades económicas y sociales​​.
  • Desigualdad en el acceso a la tecnología: No todos los países ni todas las comunidades tienen el mismo acceso a las nuevas tecnologías. Esto puede profundizar las brechas existentes, creando una nueva forma de desigualdad digital donde solo una minoría tiene acceso a los beneficios de la innovación tecnológica.

5. Redefinición de la gobernanza global

El Gran Reset también promueve una mayor cooperación global, pero esto puede llevar a una concentración de poder preocupante:

  • Pérdida de soberanía nacional: La centralización de la toma de decisiones en organizaciones internacionales puede erosionar la soberanía de los estados nacionales. Las políticas y decisiones que afectan a millones pueden ser dictadas por una élite global que no tiene una conexión directa con las realidades locales​​.
  • Falta de democracia y participación: Las decisiones a nivel global a menudo se toman sin la participación o el consentimiento de los ciudadanos. Esto puede llevar a una desconexión entre los gobernantes y los gobernados, fomentando el descontento y la desconfianza en las instituciones.

IX. La estrategia de las ranas hervidas: gobiernos y medios de comunicación al servicio del Gran Reset

La estrategia de las ranas hervidas ilustra cómo, a través de la cooperación de gobiernos y medios de comunicación serviles, la sociedad está siendo llevada lentamente hacia el Gran Reset. La vigilancia constante, las políticas económicas restrictivas y la manipulación de la narrativa son herramientas poderosas en este proceso. Es crucial que mantengamos una actitud crítica y vigilante para evitar que se nos lleve, sin resistencia, hacia un futuro donde la libertad y la autonomía sean sacrificadas en nombre de un supuesto bien común.

Imaginemos a una rana colocada en una olla de agua fría. Si el agua se calienta gradualmente, la rana no percibe el peligro y permanece en la olla hasta que es demasiado tarde y muere hervida. Esta analogía se aplica a la manera en que los cambios drásticos hacia el Gran Reset están siendo implementados. Las políticas y medidas se introducen de manera incremental y con una narrativa cuidadosamente construida para minimizar la oposición.

Desde el inicio de la pandemia de COVID-19, los gobiernos han utilizado la crisis como una oportunidad para implementar medidas que, bajo circunstancias normales, habrían encontrado una resistencia significativa. Estas medidas incluyen la expansión de la vigilancia digital, la implementación de políticas económicas restrictivas y la centralización del poder.

Utilizando la pandemia como justificación, muchos gobiernos han ampliado significativamente sus capacidades de vigilancia. Aplicaciones de rastreo de contactos, sistemas de reconocimiento facial y otras tecnologías de monitorización se han implementado supuestamente para proteger la salud pública, pero estas herramientas también pueden ser utilizadas para controlar y reprimir disidencias. La imposición de cuarentenas y restricciones ha llevado a un aumento de la dependencia en los programas de ayuda gubernamental, véase Tarjetas Monedero en España (llámelo usted cartilla de racionamiento, si lo prefiere). Esta dependencia facilita la implementación de políticas económicas que favorecen la centralización y el control estatal de los recursos económicos, limitando la autonomía individual y empresarial.

Los medios de comunicación juegan un papel crucial en esta estrategia, actuando como instrumentos de propaganda en lugar de plataformas de información objetiva

Los medios de comunicación juegan un papel crucial en esta estrategia, actuando como instrumentos de propaganda en lugar de plataformas de información objetiva. A través de una cobertura sesgada y la manipulación de la narrativa, ayudan a moldear la percepción pública y a suavizar la aceptación de los cambios:

Los medios dominantes a menudo presentan las políticas del Gran Reset de manera positiva, resaltando los beneficios y minimizando o ignorando los riesgos y las críticas. Esta presentación unidimensional crea una percepción de consenso y legitimidad que disuade la oposición. Aquellos que cuestionan o critican el Gran Reset son frecuentemente etiquetados como teóricos de la conspiración o extremistas. Este enfoque no solo desacredita a los críticos legítimos, sino que también crea un ambiente de miedo donde el disenso es visto como peligroso y antisocial.

El éxito de la estrategia de la rana hervida depende en gran medida de la habilidad de los gobiernos y los medios para introducir cambios de manera gradual y controlada:

Las crisis, reales o exageradas, son utilizadas para justificar la implementación de medidas extraordinarias. La pandemia de COVID-19 es un ejemplo claro, donde las medidas de emergencia se han prolongado indefinidamente, creando un estado de excepción permanente que facilita la implementación del Gran Reset. A través de la repetición constante y la exposición mediática, ideas y políticas que antes hubieran sido impensables se normalizan. La gradualidad asegura que las poblaciones se adapten a estos cambios sin una percepción clara del peligro hasta que es demasiado tarde para revertirlos.

En conclusión, el Gran Reset es una farsa, un engaño descarado perpetrado por aquellos que ansían controlar cada aspecto de nuestras vidas. No permitamos que nos roben nuestra libertad y nuestra dignidad. Levantémonos y luchemos por un futuro donde la propiedad privada y la libertad individual sean sagradas e inviolables. Ahora, más que nunca, es el momento de alzar la voz y resistirnos a esta maquinaria de opresión disfrazada de progreso. No permitamos que nos arrebaten nuestra identidad y nuestra libertad en nombre de un futuro ilusorio y despiadado. Hagamos frente a este Gran Engaño con valentía y determinación, porque nuestras vidas y nuestro destino están en juego.

Para resistir al Gran Reset, es crucial tomar una serie de acciones que fortalezcan nuestra autonomía, la conciencia crítica y la resiliencia comunitaria.

Cómo resistir al Gran Reset: una guía para la autonomía y la libertad

Educación y conciencia crítica

  • Criptomonedas: Invertir y utilizar criptomonedas descentralizadas como Bitcoin y Ethereum puede ofrecer una alternativa al control financiero estatal. Estas monedas no están controladas por ninguna entidad central y ofrecen mayor privacidad y libertad financiera.
  • Metales preciosos: Invertir en oro y plata como activos tangibles que mantienen su valor a lo largo del tiempo. Los metales preciosos han sido históricamente una reserva de valor confiable.
  • Diversificación de inversiones: Diversificar las inversiones para no depender únicamente de los sistemas financieros tradicionales. Esto puede incluir inversiones en bienes raíces, arte y otros activos físicos.

Consumo responsable y sostenibilidad

Adoptar hábitos de consumo responsable y sostenible puede reducir la dependencia de las grandes corporaciones y fortalecer las economías locales. Algunas estrategias incluyen:

  • Compras locales: Apoyar a los negocios y productores locales en lugar de las grandes cadenas. Esto no solo fortalece la economía local, sino que también reduce la huella de carbono asociada con el transporte de bienes.
  • Autoproducción: Cultivar alimentos propios y participar en huertos comunitarios. La autoproducción de alimentos puede mejorar la seguridad alimentaria y reducir la dependencia de las grandes cadenas de suministro.
  • Reducir, reutilizar, reciclar: Implementar prácticas de consumo consciente que minimicen el impacto ambiental y reduzcan la necesidad de adquirir nuevos productos. Esto incluye reparar y reutilizar artículos en lugar de desecharlos y comprar productos de segunda mano.

Protección de la privacidad

La digitalización y la vigilancia son componentes clave del Gran Reset. Para proteger la privacidad, es importante tomar medidas que limiten la cantidad de información personal accesible para entidades gubernamentales y corporativas:

  • Tecnología de encriptación: Utilizar servicios y aplicaciones que ofrezcan encriptación de extremo a extremo. Esto incluye aplicaciones de mensajería segura y servicios de correo electrónico cifrados.
  • Redes Privadas Virtuales (VPN): Usar VPNs para proteger la navegación en internet y evitar el rastreo de actividades en línea. Una VPN puede ocultar la dirección IP y cifrar el tráfico de internet.
  • Minimizar la huella digital: Limitar la cantidad de información personal compartida en línea y con empresas. Esto incluye ajustar la configuración de privacidad en redes sociales y ser selectivo con las aplicaciones y servicios que se utilizan.

Resistir al Gran Reset requiere una combinación de educación, acciones prácticas y participación activa

Participación Política y Comunitaria

La participación en la política y en la comunidad es fundamental para resistir medidas autoritarias. Algunas formas de participación incluyen:

  • Activismo local: Participar en grupos comunitarios y organizaciones que promuevan la libertad y los derechos civiles. El activismo local puede influir en decisiones políticas a nivel municipal y regional.
  • Voto informado: Ejercer el derecho al voto de manera informada, apoyando a candidatos y políticas que favorezcan la descentralización y la autonomía individual. Es importante investigar las plataformas y antecedentes de los candidatos antes de votar.
  • Resiliencia comunitaria: Fomentar la creación de redes de apoyo comunitario que puedan ofrecer recursos y apoyo en tiempos de crisis. Las comunidades resilientes pueden enfrentar mejor las adversidades y depender menos de las ayudas externas.

Fomento del conocimiento y la innovación

Apoyar y participar en proyectos de innovación y educación que promuevan el pensamiento crítico y las habilidades necesarias para un futuro autónomo:

  • Educación técnica y vocacional: Adquirir habilidades técnicas y vocacionales que sean valiosas en una economía cambiante. La educación en tecnología, oficios y otras habilidades prácticas puede ofrecer oportunidades laborales y de emprendimiento.
  • Iniciativas de conocimiento libre: Participar en iniciativas que promuevan el acceso libre al conocimiento y la tecnología, como el software libre y los recursos educativos abiertos. Estas iniciativas pueden democratizar el acceso a la información y fomentar la innovación.

En conclusión, resistir al Gran Reset requiere una combinación de educación, acciones prácticas y participación. Al fortalecer nuestra autonomía financiera, proteger nuestra privacidad, consumir de manera responsable y participar en la política y la comunidad, podemos construir una sociedad más resiliente y menos susceptible al control centralizado. La clave está en actuar con conciencia y determinación, sabiendo que cada pequeña acción contribuye a la resistencia colectiva. No permitamos que nos roben nuestra identidad y nuestra libertad en nombre de un supuesto bien común. Levantémonos y defendamos lo que es nuestro por derecho propio, porque nuestras vidas y nuestro destino están en juego.

Artículo anteriorEl Arte de Tener Razón: estrategias y crítica a la naturaleza del debate según Schopenhauer
Artículo siguienteGuía completa para hablar con ChatGPT: maximizando su potencial
Enrique Pampliega
Desde hace más de 30 años ha estado ligado y promoviendo actividades relacionando la geología y geociencias con los recursos electrónicos, internet y las redes sociales y científicas. Jefe de administración del Ilustre Colegio Oficial de Geólogos (ICOG) desde el año 1990. En 1991-1996 Relaciones públicas y posteriormente responsable de marketing de la revista Tierra y Tecnología del ICOG. En 1993-1996 dirigió la publicación “El Geólogo” y en 1997 fundó “El Geólogo Electrónico”. Coordinador de las ediciones I a III del GEA-CD (recopilación y difusión de software para docentes y profesionales de las ciencias de la tierra y el medio ambiente en formato CD-ROM) entre los años 1996 a 1998. Colabora con la ONG Geólogos del Mundo creando su intranet y poniendo en marcha su página web institucional. Desde el año 2000 es responsable de calidad del ICOG (ISO 9001). Ha sido ponente en distintos eventos organizados por Unión Profesional y Unión Interprofesional de la Comunidad de Madrid, sobre la calidad aplicada al sector colegial. Asimismo, ha impartido charlas sobre búsqueda de empleo y redes sociales en el ICOG, Unión Profesional y Universidad Complutense. En 2005 implanta el visado electrónico de proyectos en el ICOG. En el ámbito de las webs y redes científicas, es Community manager del ICOG. Webmaster de la revista Tierra y Tecnología, de la página institucional del ICOG, de la Escuela de Geología Profesional, de la Red Española de Planetología y Astrobiología y de la International Association for Geoethics. Delegado de protección de datos del ICOG desde el año 2018. Experto en digitalización del sector de colegios profesionales ha sido ponente en el taller virtual sobre la "Transformación Digital del Sistema Colegial", organizado por Unión Profesional y Wolters Kluwer en 2020. Ha sido distinguido como Geólogo de Honor por la Asamblea General del ICOG el 15 de abril de 2023.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí